14 ene. 2011

Tu humo es distinto...



Un día, uno solo fue necesario para que yo te quiera así como te quiero y ya sabes como...

En esa mañana el humo era distinto, 
ya casi las siete y cuarenta y cinco,

De repente me toca entrar,
y con el cuadernillo que lo saque en vano,
me toca chamuyar,
hasta que en te vi de la mano.

Con un amigo fiel, 
el que hizo que no conociéramos,
 note que tu ojos tenían gusto a miel,
cuando nos presentamos.

Esa mañana se disolvió, 
pero al otro día este chico sonrió, 
al verte a la puerta llegar,
para irnos a fumar.

Me pausaste, me tilde,
ahí fue cuando me enamore,
de esa bella chica que conocí
en esa mañana gris

Sutilmente me dijiste lo que no quería escuchar,
me dolió demasiado,
pero me supiste calmar,
pero yo solo quería mirar a otro lado...
Ahí fue cuando entendí,
que algo bueno conseguí...

1 comentario: